jueves, 13 de diciembre de 2012

DIGESTIÓN, ABSORCIÓN Y METABOLISMO DE PROTEINAS


 1. Digestión:


En la boca no actúa ninguna enzima sobre las proteínas. En el estómago es donde comienza la digestión de éstas,   donde el tripsinógeno, que es un precursor,   se transforma en pepsina por acción del ácido clorhídrico gástrico. La pepsina es la enzima que ayuda a degradar las proteínas en péptidos. Estos péptidos pasan al intestino delgado, donde se lleva a cabo la parte de la digestión más importante (en el yeyuno), en el que hay proenzimas (quimiotripsinógeno, procarboxipeptidasa, procolagenasa y proelastasa) que necesitan ser convertidas en enzimas activas (tripsina, quimiotripsina, carboxipeptidasa, colagenasa y elastasa, las cuales activa la pepsina) para poder actuar sobre los péptidos. Éstas enzimas pancreáticas actúan sobre los enlaces peptídicos transformando las proteínas en tripéptidos, dipéptidos y tetrapéptidos.


  2. Absorción:


Ésta se lleva a cabo en el yeyuno, a través de las enzimas que hay en el enterocito del borde en cepillo. Éstas enzimas son dipeptidasa y tripeptidasa, las cuales actúan sobre dipéptidos y tripéptidos para degradarlos en aminoácidos que puedan ser absorbidos.



 


 3. Metabolismo:


La proteína ingerida se degrada en aminoácidos mediante el proceso digestivo, pudiendo seguir dos caminos: procesos anabólicos (construcción) y catabólicos (destrucción). Los aminoácidos no absorbidos se expulsan por las heces (nitrógeno fecal).

  * Anabolismo proteico: 
  a) Mantenimiento proteico: todos los días entran proteínas a nuestro organismo y son degradadas en aminoácidos y luego resintetizadas para poder ser utilizadas por el organismo. Unas proteínas son estructurales, las cuales se encargan de mantenimientos corporales; y otras son funcionales. Estas constituyen el nitrógeno retenido.
  b) Crecimiento: el aporte de proteínas debe ser mayor en momentos de crecimiento (embarazo, desarrollo, etc.) 

2 comentarios: